Escultura

Dunne
 

Las esculturas de la serie DUNNE nos remite a las teorías de este ingeniero aeronáutico que, en 1901, mantenían que el tiempo es eternamente presente, es decir, que pasado, presente y futuro están sucediendo al unísono de algún modo. La conciencia humana, sin embargo, experimenta esta simultaneidad de forma lineal. Dunne postula que en el estado de sueño este modo de interpretar el tiempo deja de ser tan concreto como cuando estamos despiertos. 

 

Siguiendo con esta teoría, esta serie nos presenta unas cabezas seccionadas, en las que por un lado se puede ver un retrato y en la otra (la plana) una reproducción de una escena que bien podría ser algo vivido, algo soñado, algo que está por llegar. Presente, pasado y futuro se difuminan, no sabiendo qué parte representa el qué.